Departamento en la Torre Eiffel

Departamento en la Torre Eiffel

Así es el departamento secreto de la Torre Eiffel

La historia del espacio que su diseñador añadió a los planos de una de las estructuras más famosas del mundo, inaugurada el 31 de marzo de 1889.

Para la Exposición Universal de París de 1889, Francia, se proyectó un hito arquitectónico que maravilló al mundo por su envergadura y majestuosidad, la torre Eiffel.

Las obras empezaron el 28 de enero de 1887 y tardaron dos años en finalizarse, costó casi ocho millones de francos de la época, y participaron en la obra 250 obreros y 50 ingenieros. Este 31 de marzo de 2020, la torre cumple 131 años de su inauguración.

Fue tal la admiración que sentían por la torre que, aunque los ascensores no estuvieron en marcha hasta 20 días después de su inauguración, los asistentes hacían cola para subir a pie, por las escaleras, pagando una entrada de dos francos por visitar el primer nivel, tres francos por subir al segundo nivel y cinco francos por subir hasta el observatorio situado más arriba, unos 1.710 escalones

Hoy la Torre Eiffel se ilumina para agradecer al personal sanitario en su lucha por atender a los enfermos de coronavirus REUTERS/Charles PlatiauHoy en la Torre Eiffel se ilumina para agradecer al personal sanitario en su lucha por atender a los enfermos de coronavirus. REUTERS/Charles Platiau

Pero en el interior de la que fuera la estructura más alta del mundo hasta 1930, por la construcción del Edificio Chrysler en Nueva York, se esconde un apartamento secreto que Gustave Eiffel incluyó en sus diseños. Un espacio privado de 90 metros cuadrados para él solo, en la parte superior, cerca de la cúpula, a 280 metros sobre el suelo.

Cuando se inauguró la torre la vivienda era un secreto, el público solo podía acceder hasta el observatorio, no más arriba, así que nadie se dio cuenta, pero una vez empezó la Exposición, Gustave invito a ciertas personalidades, como Thomas Edison, lo que provocó la envidia de la élite parisina de la época.

Se dice que le ofrecieron altas sumes de dinero por alojarse una noche en el apartamento, aunque él siempre lo rechazó. ¿Y a quién no le gustaría estar en el cielo de París?

Cómo es

Cuando Eiffel perdió la concesión de la torre, el apartamento se cerró al público y cayó en el olvido, por suerte, actualmente el espacio se puede ver desde el exterior, a través de una ventana, y se ha mantenido tal y como estaba. A diferencia de la estructura de hierro, el espacio es acogedor, con papel pintado en las paredes, bonitos muebles de madera, pinturas al óleo, preciosas butacas y sillones, alfombras e incluso un piano de cola.

Una antigua imagen del departamento ubicado en la torre.Una antigua imagen del dpto ubicado en la torre.

Junto al pequeño departamento había algunas áreas de laboratorio para mediciones atmosféricas, observaciones astronómicas y experimentos de física.

Las vistas que tenía Gustave eran excelentes: el Arco del Triunfo, el Sacre Coeur, el río Sena y el Palais de Chaillot, entre otras, y estas mismas vistas pudieron tener, en 2016, unos privilegiados ganadores de un concurso lanzado por HomeAway , que convirtió un espacio para conferencias, dentro de la torre, en un apartamento.

Fuente: clarin.com – Lidia Bernaus / La Vanguardia